La Universidad católica de Costa Rica, asume el reto de formar un profesorado para la Enseñanza Media que responda a las exigencias de la época.  Con el lema “FORMACIÓN INTEGRAL” plantea la formación de un docente intelectualmente ágil, crítico, sensible y creativo para que pueda ajustarse a las imprevistas necesidades del adolescente del nuevo siglo.