La carrera de Derecho como parte de la Universidad Católica de Costa Rica encuentra su identidad en la propia constitución apostólica del Papa San Juan Pablo II, Ex Corde Ecclesiae, señalando sus características esenciales que la distinguen de cualquier otra universidad: de inspiración cristiana; en una reflexión continua a la luz de la fe católica sobre el creciente tesoro del saber humano, en fidelidad al mensaje cristiano y en un esfuerzo institucional puesto al servicio del pueblo de Dios y de la familia humana en su itinerario hacia aquel objetivo que da sentido a la vida.

De esta manera, el desarrollo del conocimiento y la investigación abarcan necesariamente la consecución de una integración del saber, el diálogo entre fe y razón, una preocupación ética y una perspectiva teológica. La Universidad se fija la meta, con esta carrera, de rescatar la razón, la equidad, la justicia y la igualdad antes que la fuerza; para ello intenta verter, en la enseñanza del Derecho, valores éticos y morales, principios de filosofía cristiana, justicia social y derechos humanos.